25

Marzo, 2020

Ni químicos, ni detergentes: un futuro limpio y sostenible con la exclusiva tecnología del ozono

Desde que empezamos a escuchar noticias del coronavirus, no hemos dejado de preguntarnos qué tienen que ver, adicionalmente, otros factores como la calidad del aire que respiramos, en el empeoramiento de los problemas respiratorios que afecta a gran parte de la población de algunas zonas de España. Y ahora que nos toca estar en casa metidos durante al menos unos días, hemos investigando un poquito más sobre cómo podemos mantener nuestros hogares, limpios, saludables, 100% desinfectados y, sobre todo, ¡libres de productos químicos!

Todos aquellos que seguís la Finca Solmark, sabéis que uno de nuestros objetivos es dar luz y visibilidad a iniciativas que nos parecen pueden ser útiles e innovadoras para el planeta. Y este es justo el caso que nos gustaría mostraros hoy, AVATAR, un proyecto que nace como respuesta a una demanda creciente de nuestra sociedad de los últimos años: la creación de exclusivos sistemas de limpieza y desinfección ecológicos, respetuosos con el medio ambiente y, a su vez, saludables para sus usuarios. Pero, ¿cómo funcionan? ¿Qué es lo que les permite limpiar, desengrasar y desinfectar? La respuesta, ¡el ozono! ¿No os parece increíble?

 Aunque este proyecto nació en una primera etapa para abastecer las necesidades del sector doméstico (mesas de trabajo, cocinas, hornos, campanas extractoras, encimeras, mesas, cristales, baños, suelos, paredes, etc), fue tan exitoso su resultado que, de forma natural, les ha permitido desarrollar soluciones para otros sectores profesionales. ¿Te imaginas decirles adiós a las bacterias y a los olores desagradables?

Sin meternos en muchos detalles técnicos, os vamos a explicar de forma resumida y sencilla los beneficios de estos novedosos aparatos, los ozonizadores, que básicamente son máquinas especializadas en crear átomos de oxígeno enriquecido destruyendo así las bacterias en cuestión de segundos. Por supuesto, esto no exime a que sigamos cumpliendo estrictamente todos los protocolos y medidas de higiene y seguridad que ya todos conocemos. ¡Importante cumplir las normas! Es simplemente una medida adicional que nos ha parecido interesante mostraros porque hay aún muchas empresas y compañías que quizá no lo conocen o incluso, antes de este excepcional momento que estamos viviendo, no se lo habían planteado.

 Ahora, de golpe, ya todos somos muy conscientes de cómo la sociedad ha cambiado en apenas unos días y no podemos negar que el temor al contagio ha aumentado la demanda de estos servicios.  Aunque son cada vez más las empresas en las que cada vez se toman más medidas de todo tipo para mejorar el bienestar y salud de los empleados, en estos momentos se hace más que nunca necesario el velar por ellos, por asegurarnos que respiren un ambiente limpio y saludable, tanto cuando estén en sus casas como cuando regresen físicamente a sus puestos de trabajo. Compañías de transportes de viajeros o grandes superficies, entre otros, aumentan su demanda. ¡Todos quieren sus servicios!

“Hay tecnologías para controlar la desinfección y desactivarla en tan solo 30 minutos. Con el ozono los microbios quedan eliminados y las toxinas destruidas de forma inmediata”

Frente a la acción, manejo, peligrosidad, plazos de seguridad y eficacia de los agentes químicos utilizados habitualmente en desinfección, el ozono presenta una serie de ventajas importantes que pasamos a detallar a continuación.

En primer lugar, actúa con gran rapidez sobre la materia orgánica y los agentes biológicos debido a su alto potencial de oxidación, 25 veces superior al cloro y 2500 veces superior a la lejía y otros productos químicos utilizados comúnmente como “biocidas”.

Podríamos afirmar que el ozono actúa indiscriminadamente, ya que no se han determinado límites en el número o especies de microorganismos que puede eliminar. Además, no presenta efecto inhibidor reversible en las enzimas intracelulares o, lo que es lo mismo, los microorganismos no desarrollan resistencia frente a él.

Debido a su alto potencial redox, este desinfectante provoca la oxidación directa de los elementos integrantes de la pared celular antes de penetrar en el interior del microorganismo, donde oxida ciertos componentes esenciales para la supervivencia del mismo (enzimas, proteínas, ADN y ARN). Una vez dañada la pared celular, se produce la lisis de la célula y, con ello, su destrucción definitiva.

Por otra parte, el ozono necesita menor concentración y tiempo de contacto que otros biocidas para lograr el mismo grado de desinfección que éstos. Ello se explica por su alto poder oxidante, así como por su mecanismo de acción que, como hemos indicado, no provoca fenómenos de resistencia.

Tanto para los usuarios como para los técnicos que tengan que trabajar con ozono, éste ofrece las mayores garantías de seguridad, ya que elimina los principales factores de riesgo presentes en los tratamientos químicos de desinfección: riesgos originados por la propia toxicidad del producto, así como aquellos derivados de su manipulación, transporte y almacenaje.

Además, debido a la inestabilidad de este compuesto, no se originan subproductos   en   el   tratamiento, ya   que   el   ozono   se   descompone rápidamente en oxígeno, completamente inocuo, por lo que en este particular no implica tampoco riesgo alguno para la salud. Este hecho supone un beneficio adicional de la ozonización frente a los tratamientos llevados a cabo con otros compuestos químicos, ya que estos pueden dar lugar, en el proceso de oxidación, a subproductos muy persistentes y peligros.

Con estos sistemas ecológicos de limpieza, se hace innecesaria la manipulación, almacenamiento o transporte que cualquier producto químico, lo que redunda en una disminución muy significativa de los riesgos derivados de estas actividades: irritaciones, inhalaciones, etc.

Por otro lado, no nos podemos olvidar que el ozono alarga la vida útil de los productos y actúa en su superficie eliminando o impidiendo la multiplicación de los microorganismos responsables de la putrefacción que, habitualmente, descomponen los alimentos y cuya presencia se hace patente por el aspecto brillante que transmiten a la superficie del género (carnes y pescados). En otro tipo de alimentos (frutas, verduras) aparecen mohos que acaban fermentando el producto y cuyo crecimiento se ve, asimismo, inhibido por la presencia de ozono. Así, por ejemplo, el ozono controla el crecimiento del Mildew azul, presente normalmente en los almacenamientos en frío al crecer a 0ºC, y que comunica un sabor y olor característico a la fruta.

Otro de los beneficios en el uso del ozono, es su capacidad para eliminar todo tipo de olores y actuar como agente antimicrobiano y desinfectante. ¿Habéis oído alguna vez hablar de la desodorización? Pues bien, ésta se consigue gracias a la capacidad del ozono para oxidar la materia orgánica provenientes de los alimentos, que origina los olores desagradables bien conocidos por todos.

El sistema de desinfección por ozono conduce, en lo que a impacto ambiental concierne, a una:

  • Eliminación de factores de riesgo por vertido de agentes potencialmente ecotóxicos para el medio.
  • Eliminación de agentes químicos reactivos para el medio.
  • Eliminación del problema de gestión de envases.

Tampoco podemos olvidar que, en cuanto a su ficha toxicológica, el ozono está clasificado únicamente como AGENTE IRRITANTE Xi en aire, no estando clasificado como carcinogénico. ¿Qué quiere decir esto, para que lo entendamos todos? Que esta clasificación como agente irritante se refiere exclusivamente a sus concentraciones en aire, es decir, a los problemas derivados de su inhalación, que dependen de la concentración a la cual las personas están expuestas, así como del tiempo de dicha exposición.

La normativa emitida por la OMS recomienda una concentración máxima de ozono producida por ionización no debe superar o sobrepasar de 5 x 10/-6. La medición que se le ha realizado al producto que os mostramos hoy, no supera 0,0198 x 10/-6.

Disuelto en agua, el ozono resulta completamente inocuo, dado que su acción sobre la materia orgánica provoca su rápida descomposición.

Si echamos la vista atrás, recordaremos que ya por el año 2001, la FDA (Administración Americana de Alimentos y Drogas), incluyó el ozono como agente antimicrobiano de uso alimentario y desde varios años antes este compuesto ya se consideraba seguro para alimentos (GRAS: Generally Recognized as Safe).

Con la aprobación del ozono como bactericida de uso alimentario por parte de la FDA se pretende regular el uso del mismo sobre todo tipo de alimento, a fin de poner en marcha proyectos que utilizan ozono para mejorar la calidad de los productos y que dan respuesta a las exigencias cada vez mayores, tanto por parte de los productores como de los consumidores, de seguridad y calidad en sus alimentos.

Bueno, estos son tan sólo unas pinceladas de algunos de los productos que nos pueden ayudar a conseguir un futuro más limpio, saludable y sostenible para todos.

 

Más información:       

Alicia Redondo

Tel  633 399 396

aliredon@avatarozono.com

SOBRE FINCA SOLMARK

Finca Solmark es un EcoTurismo Rural de origen hispano-sueco que se dedica a la fabricación, comercialización y exportación de aceite de oliva, aguacate y otros productos ecológicos a Europa. Dispone de un alojamiento rural con encanto y de varios proyectos de concienciación, divulgación y educación medioambiental.

 

Web: https://fincasolmark.com/

E-mail: hi@fincasolmark.com