17

Marzo, 2020

Finca Solmark entrevista a

Ana María López Cueto

Nacida y criada en Carratraca, está orgullosa de sus orígenes y espera seguir viviendo mucho tiempo en este precioso pueblo malacitano, al que lleva siempre por bandera. Se define a ella misma como “Bañera de pura cepa” y , a pesar de haber crecido en una familia humilde, con una madre muy luchadora, se considera afortunada porque nunca le faltó de nada.

Viene de una  familia de agricultores y ganaderos, por lo que siempre ha estado muy unida y vinculada al campo. Desde que tiene uso de razón, le llevaban a coger almendras, aceitunas, habas ¡e incluso los garbanzos con la blandura!. A día de hoy, se siente orgullosa porque, gracias a eso, valora mucho más las cosas, aprecia la vida rural en el campo, sabe hacer de todo y…¡ nunca nunca se le cayeron los anillos cuando vinieron las vacas flacas y se tuvo que reinventar!

Su abuelo materno, apodado “Paco el del Pinillo“, tenía una vaquería en la “Finca el Pinillo” actualmente “Finca Solmark”. Por eso siente que esta finca ha estado siempre muy presente en su familia, ya que todos sus tíos se han criado allí y ¡ algunos hasta nacieron!. De hecho, desde bien pequeñita le encantaba escuchar las historias y anécdotas que su abuela le contaba.

Fue una niña muy estudiosa y de buenas notas. Siempre muy responsable, con gran personalidad y con las ideas muy claras para su corta edad. La vida le hizo madurar a paso acelerado, a pesar de no tenerlo nada fácil. Recuerda el cambio del colegio al instituto como una etapa difícil y con cierto desasosiego. No tenía muy claro qué camino elegir. En clase se aburría, sus notas empezaron a bajar… hasta que decidió abandonar y ponerse a trabajar. ¡En casa había que arrimar el hombro!

Ese año le sirvió para darse cuenta que no era lo que realmente quería, así que decidió volver a estudiar, esta vez Administración y Empresas en Málaga, lugar en el que pensó tendría más oportunidades laborales. Tras 4 años viviendo allí, una vez que terminó se planteó en un principio quedarse en la ciudad. Pero, reflexionando sobre sus valores, esencia y pasión, volvió a Carratraca, a su pueblo, a su montaña, a su aire fresco, a sus paisajes inolvidables, donde abunda el silencio, lugares increíbles para caminar y espacios donde le encanta vivir y que le gustaría que todo el mundo pudiera conocer y ver lo que ella ve en ellos.

Y aquí está, en su querido pueblo, rodeada de personas que quiere y viviendo felizmente con su pequeña familia, y su querido Hugo que es “la luz de sus ojos”. Verle sonreír es su motor, su mayor ilusión.

¿Su gran sueño de futuro? Tener una pequeña casita con vistas al pico el grajo, su lugar favorito en el mundo, rodeada de sus animales.

De momento, disfruta de las cosas cotidianas: la fotografía, la música y la lectura, aunque ahora por falta de tiempo no lee todo lo que le gustaría. Amante de los animales y de la naturaleza, le encanta caminar y respirar aire puro, y ¡ la playa es su retiro!. También le encanta viajar.

Hoy entrevistamos a Ana María López Cueto.

Hemos visto tu página de Facebook de tu proyecto «Kukaditas a mano» y nos ha encantado. ¿Cómo nace la idea de hacer estas creaciones tan bonitas para bebés, bautizos, comuniones, bodas, eventos, etc?

Desde bien pequeña me gustaban mucho las manualidades. Cuando estaba en primaria, empecé a tomar mis primeras clases. Recuerdo  que me gustaba pintar figuras de escayola que, por entonces, era lo que se llevaba.

Tengo un tío que se llama Pedro López y es escultor de madera (bueno de madera y de cualquier cosa que en ese momento tenga en las manos ). Él no se dedica a esto profesionalmente, pero es un artista y hace verdaderas obras de arte. Me acuerdo que, cuando tan solo era una enana, me quedaba eclipsada observándolo. Me sentaba a tallar con él en su sótano y se me pasaba el tiempo volando. Con esto quiero decir que los trabajos manuales siempre han estado presentes en mi vida.

Ya de mayor, compaginaba mi trabajo en el Balneario y asistía a clases de artes plásticas con mi gran profesora Noemí Tudela. ¡Pedía todos los lunes de descanso para poder asistir a clases!.

 

Tras dejar mi puesto de trabajo como Terapeuta en el Balneario y la llegada de mi bebé, fue cuando empecé a crear cosas nuevas, con mil ideas en la cabeza , listas para plasmarlas. Increíblemente aprendí la costura a pesar de que siempre fuí una negada para ello. Primero, le hice unas toallas a mi bebe , que gustaron muchísimo. Luego vinieron los chupeteros y los collares de lactancia. Y  todo empezó de repente a fluir de forma natural. Mis manualidades comenzaron a tener mucha aceptación, me hice unos perfiles en redes sociales donde publicaba todos los trabajos que iba haciendo y los encargos no paraban de crecer. De ahí,  me lancé en picado en busca de una aventura….Una aventura llamada “Kukaditas a mano”.

Entendemos que te has reinventado profesionalmente. ¿Cómo ha sido ese camino? ¿Cuáles han sido las principales trabas a las que has enfrentado?

Pues sí, mi camino laboral siempre ha sido un camino de cambios. He trabajado en muchas cosas. Como se dice por aquí, “Siempre he sido un culo de mal asiento”, ya que siempre me ha gustado hacer cosas nuevas.

Después de casi 8 años trabajando en el Balneario de Carratraca, la vida me dio un vuelco y me cambió todo. Entonces decidí dedicarme a lo que realmente me gusta. Ahora vivo con un poco menos, pero he ganado en calidad de vida, y soy mucho más feliz.

 Decidí dedicar más tiempo a mi bebe y eso no era compatible con mi trabajo, así que poco a poco conseguí lo que quería: dedicar más tiempo a mi familia y a la vez compaginarlo con lo que realmente me gustaba hacer.

Al principio empecé a trabajar en casa, hasta que parte de la casa se convirtió en taller, con muchísimo material, papeles por aquí, hilos y telas por allá…

Y me surgió la idea de tener mi propio taller con exposición, siempre gracias al apoyo de mi pareja. ¡Tuvimos que reducir un poco la cochera para hacer el espacio para mi pequeño taller!.

Mi principal traba para este proyecto ha sido de tipo cultural. Como ya sabréis, el pueblo está protegido por cultura y los permisos de obra y modificaciones de fachadas,  van lento, …muy lento.

¿Qué características o habilidades crees que son necesarias para ser una «emprendedora rural»?

Tener las cosas muy claras y, sobre todo, tener muchas, muchas ganas.

Creer en ti y en tu proyecto, en  lo que tú quieres y donde quieres llegar. Fijarte un objetivo y conseguirlo aunque no sea todo lo fácil que creas.

Y no rendirse, ¡no rendirse nunca!. Yo luché por mis sueños, y aquí estoy cada día un poco más y mejor.

¿Consideras que las manualidades y, en general, los trabajos de este tipo, así como los artesanales, están lo suficientemente valorados en la sociedad de hoy en día?

No, no lo suficiente….. Aunque hoy día está muy de moda el mundo del scrap, el ganchillo, etc,  no termina de valorarse lo que se debería.

Es verdad que la gente, poco a poco, va apreciando más lo artesanal y que ya somos muchos los que preferimos comprar o regalar ese artículo que es único,  porque está hecho a mano, porque solo habrá uno o dos iguales, porque está hecho con amor, desde el corazón, creado por unas manos maravillosas que crean sueños y sonrisas.

Pero aún queda camino por recorrer. Hay mucha gente que se dedica a esto y que trabaja bajo precio, no valoran realmente el trabajo que hacen. Si tú mismo no crees en ti y valoras tu trabajo, los demás tampoco lo harán.

Yo eso es una cosa que tuve bastante clara desde mis inicios,  no porque vendas más van a ser mejores. Al contrario, vuelvo a repetir, son cosas únicas, hechas con mucho amor y cada artículo conlleva su tiempo, para que el resultado final sea aún mejor que el anterior.

En tu negocio, internet y las conexiones al mundo digital son imprescindibles ¿Tienes también tienda física o lo vendes todo por Facebook?

Si son imprescindibles, ya que si no tuviera conexiones tampoco tendría venta. La verdad es que las conexiones en el mundo rural hoy día son bastante buenas, pienso que se podrían mejorar, pero creo que poco a poco todo llegará.

En principio solo tenía venta online por facebook, instagram etc.

Pero luego, tenía mucha demanda de personas más mayores que no tienen redes sociales y me preguntaban cómo podían ver mis trabajos; otras, querían recoger los pedidos personalmente,…así que, como he comentado anteriormente, decidí hacer mi propio taller con exposición, venta y punto de recogida.

Lo que aún si estoy un poco reacia, es a montar la web, ya que me gusta el trato cercano y personalizado que tengo con mis clientes,  bien por Facebook, WhatsApp o Teléfono, ya que los trabajos los realizo totalmente personalizados, hechos totalmente al gusto del cliente, y si fuesen vendidos por la web, te ciñes un poco a los productos generalizados que haya en stock, aunque estoy pensando en hacerla. Es uno de mis proyectos pendientes, junto con algo que quiero hacer relacionado con el diseño gráfico, que es esencial en mi trabajo.

Conocemos el caso de mujeres que en sus inicios trabajaron, pero que al ser madres se dedicaron a la casa y a los niños, y que cuando quisieron retomar su vida laboral, se encontraron desorientadas y les costó adaptarse a los cambios tan rápidos que hoy en día tenemos con la tecnología, las redes sociales, etc. ¿Cómo fue tu caso?

En mi caso, la verdad que no me dio mucho tiempo a relajarme. Dejé mi trabajo cuando ya estaba en mi 6º mes de embarazo, por lo que aproveché para preparar todas las cositas que aun me faltaban .Cuando mi niño Hugo apenas tenía 6  meses,  comencé con mi nuevo proyecto. Aquello empezó a funcionar bien y, hasta el día de hoy, casi 6 años después, no he parado el ritmo. Al contrario, cada vez más afluencia de pedidos.

He de reconocer que, al principio, cuando dejé de trabajar y llegó el bebé, no lo llevaba muy bien. Yo,  que siempre había sido una chica muy activa, verme en esta nueva etapa, en casa 24 horas, con un bebe, se me hacía un poco cuesta arriba… Pero decidí cambiar el chip, aproveché ese tiempo para disfrutar de él y lo demás fue fluyendo. Realmente fue un cambio de actitud.

Naciste en Carratraca y en tu primera etapa profesional trabajaste en el Balneario, tan conocido por sus aguas curativas. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Algún recuerdo en especial?

Ha sido la mejor experiencia laboral que he tenido y la más gratificante.

Desde bien chiquitita he creído mucho en esta agua curativa, tengo muy bonitos recuerdos de mi infancia en este lugar. Tengo recuerdos de pequeña jugando con Emeterio Benavides, uno de los dueños del Balneario y amigo de la familia. Siempre el olor tan característico a huevo podrido me ha sido familiar, por lo que nunca me dio asco y, al contrario que mucha gente, creo que me llegó hasta a gustar.

Como parte de mi familia, mi madre padece de psoriasis y cada verano tomaba sus baños (como tanta gente del pueblo lo hacía). Yo recuerdo cómo mejoraba y quedaban limpia de manchas, y esto la ayudaba a estar unos meses bien, hasta la llegada de la primavera que volvía a darle los brotes.

Las chicas le preparaban su bañera donde permanecía mínimo una hora dentro. La labor que hacían capto mucho mi atención y yo las apreciaba, apreciaba su trabajo y crecí viéndolas allí verano tras verano, y alguna vez hasta pensé que me gustaría trabajar allí, o hacer y poder ayudar a gente como ellas lo hacían. Y para que veas las ironías que tiene la vida, años más tarde, allí estaba yo en ese mismo lugar: ahora un balneario nuevo, reformado e irreconocible, trabajando Primero de lo que hacían esas chicas que tanto llamaba mi atención “Asistenta de Spa”, y poco más tarde Terapeuta del mismo.

Para LOS BAÑEROS, EL Balneario siempre ha sido muy importante, siempre han ido de la mano.

Allá por el 2007, andaba yo trabajando en la Gasolinera Arroyo de las Cañas, y conocí a Mercedes Talavera, la que sería  futura doctora del Balneario, y la que más luchó por sacarlo adelante. Ella, sin yo saberlo, ya me había echado el ojo y me dijo “Ana yo te quiero en mi equipo. Personas como tú, son las que yo necesito”.

Y así fue, pasamos todas las entrevistas y pruebas psicotécnicas que nos hicieron el personal RRHH de la cadena Ritz Carlton, que gestionaría en principio, hotel-Balneario.

Éramos un equipo de chicas, todas del pueblo. Nos formaron para ser “Asistentas de Spa”. Y allí estábamos, abriendo sus puertas después de 10 años cerrado. El 27-7-2007 todas inaugurando el nuevo y reformado Balneario,  ya llamado Thermas de Carratraca.

Ha sido la mejor experiencia laboral y la más gratificante. Éramos un equipo imparable, una piña, chicas trabajadoras y luchadoras.

Trabajamos muchísimo en los meses de temporada alta y, en temporada baja, yo aprovechaba para estudiar. Gracias a eso pude hacer Quiromasaje, Técnico en manicura y pedicura, Técnico facial, Técnico en Piroche, etc.

Tengo muy buenos recuerdos de esos años y, si las condiciones de horario me lo hubieran permitido, hubiese vuelto sin dudarlo, porque me encantaba lo que hacía, esa gran satisfacción que sentías cuando venía una persona enferma y al hacer su tratamiento veías que mejoraba.

He tratado a gente de todo tipo, gente normal,  gente muy pero que muy importante, famosos, duques, príncipes y princesas, futbolistas, toreros, y todos siempre nos agradecían enormemente la gran labor que allí hacíamos.

Tengo muchísimas anécdotas que contar, buenas, buenísimas y regulares… jejeje…, todas ellas me las guardo para los ratitos de café en el que el equipo de apertura, como nos llamaban, nos encontramos de vez en cuando…

Desde tu punto de vista, ¿Está Carratraca suficientemente valorado, puesto en valor y promocionado desde el punto de vista turístico? ¿Qué lugares destacarías?

Para nada, Carratraca está abandonada en muchos sentidos. Es un gran diamante en bruto, que solo hay que cuidar y pulir.

Como he dicho anteriormente, Carratraca y su Balneario siempre han ido juntos de la mano. Ese ha sido uno de los puntos más importantes para que Carratraca deje de ser lo valorada que era.

El balneario antiguamente solo en los 3 meses de verano que abría sus puertas, acogía unos 5000/6000 bañistas. ¡Imaginar lo que eso suponía! La gente del pueblo se mudaba al campo y pajares para poder alquilar sus casas y, para que os hagáis una idea, hoy día no recibe ni 10 personas a la semana. Es muy triste.

 

 

La gran oportunidad que perdió el pueblo, fue cuando el Balneario lo hipotecó el banco y el Ayuntamiento no quiso hacerse frente a esa deuda. Entonces fue cuando lo compraron un grupo de socios, entre ellos Ricardo Arranz, actual y único propietario. Lo tuvieron 10 años cerrado haciéndole las reformas, cerrando sus puertas a todos los bañistas que año tras año venían a tomar sus aguas. En el 2007,  inauguran y abren de nuevo sus puertas, renovado e irreconocible. Su tarifa de precios ya cambió, aunque eran precios normales entre Balnearios cercanos, el objetivo de este señor desde primera hora fue privatizarlo y optar por un concepto wellness de comida saludable y macrobiótica, al que no ha dado al cliente normal , la oportunidad de poder seguir utilizando dichas instalaciones, e incluso el derecho que los habitantes de Carratraca tenían perdiéndolo así para siempre. Nadie ha luchado ni ha hecho nada porque eso fuese posible,  dejando a Carratraca sin su mayor atractivo turístico y pudiendo solo ver unas puertas y ventanas cerradas, sin nada más que esperar de este bello lugar.

Me he centrado en hablar del Balneario porque realmente es lo más importante que tiene el pueblo, sin dejar de mencionar el Palacio de Trinidad Grund, que tampoco se le da el valor que el mismo tiene, una plaza de toros de planta octogonal excavada en la roca de Sierra Blanquilla, que fue construida por la afluencia de bañistas en la 2ª mitad del siglo XIX, para hacer novilladas y espectáculos para más atractivo turístico.

Una bonita iglesia, con lo más bonito sin duda,  Nuestra Señora de la Salud, que también tiene una bonita Historia relacionada con el agua curativa sulfurosa y su leyenda de Juan Camisón.

Y sin dejar de mencionar, nuestra gastronomía, buena comida hecha con alimentos de nuestra Tierra.

Por eso siento una gran pena, igual que la sentirán los Carratraqueños, que se ha perdido este lugar, el derecho de estas aguas que tan benditas eran para todo el que las necesitaba.

Y más lamentable aún, que nadie haga nada por arreglarlo y dar a esto alguna solución.

¿Qué te parece la idea que estamos desarrollando en la Finca Solmark de organizar actividades en la naturaleza, en la que además puedas aprender de educación ambiental, ciencia, arte, gastronomía, deporte o cultura, entre otras?

Me parece una iniciativa genial. Es un proyecto muy interesante el que lleváis a cabo en la Finca. Carratraca está teniendo una buena oportunidad que estas actividades se estén llevando a cabo en una finca de su pueblo, actividades para todas las edades, que nos ayudan a aprender, socializarnos con otras personas y culturas. He tenido la oportunidad de asistir a un par de eventos en la finca y se nota la ilusión y las ganas con las que se realizan estas actividades.

¿Algún comentario más que añadir?

En primer lugar agradecer a Finca Solmark por esta gran oportunidad. ¡He disfrutado muchísimo haciendo esta entrevista!. Agradecerles esta iniciativa que están teniendo para dar a conocer a Carratraca y a su gente. Gente normal con inquietudes e ilusiones.

Agradecer el apoyo de mi pareja en todo momento, ya que siempre, pero especialmente en momentos de flaqueza, él está ahí apoyándome y dándome un empujoncito para poder seguir con este sueño.

Agradecer a tod@s, los que llegasteis, los que os mantuvisteis, los que acabáis de llegar, y los que aún no me habéis encontrado, porque Kukaditas a mano,  también está hecha de un trocito de todos vosotr@s

Desde aquí animo a todo el mundo que sean felices, que realicen sus sueños y proyectos, que no por vivir en un medio rural hay barreras. Al contrario, puede ser un buen sitio para empezar algo bonito. Que seamos buenas personas, humildes y que hagamos las cosas de corazón.

Una Creadora de Sueños y Sonrisas.

Ana López.

SOBRE FINCA SOLMARK

Finca Solmark es un EcoTurismo Rural de origen hispano-sueco que se dedica a la fabricación, comercialización y exportación de aceite de oliva, aguacate y otros productos ecológicos a Europa. Dispone de un alojamiento rural con encanto y de varios proyectos de concienciación, divulgación y educación medioambiental.

 

Web: https://fincasolmark.com/

E-mail: hi@fincasolmark.com